Sobre la ética y gente poco inteligente (II)

Actualización: Al final todo acaba bien, pero no sin insistirle un poco.

Ayer comentaba lo que me había pasado con mi cuenta de Mobile Me. Y quería compartir con vosotros los siguientes acontecimientos.

En el post, tenía la duda de si enviarle un mail para comunicarle lo que había pasado y poder devolverle la cuenta o si, directamente, pasar del tema y que se las apañe él solo. Otros me sugerían que fuera por la tangente y le borrara todos los datos, que así le servía de lección. Pero ¿lección de qué? De que hay que tener más cuidado, vale, pero creo que todo el mundo tiene derecho a equivocarse y, si bien siempre me encuentro con que alguien intenta acceder a mi cuenta, dudo que siempre sea el mismo tipo.

Con todo, al final opté por enviarle un mail, que paso a transcribir aquí:

Hola Diego,

Me llamo como tú, Diego, y me ha pasado algo curioso con tu cuenta de correo [email protected] y su uso como cuenta Apple: resulta que como cuenta de correo en caso de pérdida de contraseña pusiste mi email ([email protected]) y esto me dio acceso a tus datos, tu calendario, tu agenda de contactos y hasta a la funcionalidad de Find My iPhone, con el peligro que eso conlleva.

Como entiendo que esto es algo crítico para ti, me dediqué a buscar un poco de información, y así di contigo y con esas cuentas de email a las que te escribo. No tengo ningún interés en tener acceso a tu cuenta Apple y me gustaría poder ayudarte a recuperarla.

Tan solo dime qué preguntas de seguridad y respuestas quieres que ponga y la cuenta de email secundaria para que así tú puedas modificarlas luego. Mi ayuda es totalmente desinteresada, no quiero nada a cambio, y lo hago solo porque me gustaría que si a mí me pasa algo parecido alguien me ayude también.

Esperando tu respuesta, recibe un cordial saludo.

Pues bien, un mail sencillo, en el que he intentado de manera rápida explicar el problema. Dejo bien claro que no quiero nada a cambio, no sea que se piense que le estoy chantajeando o que quiero dinero. No, no quiero nada. Bueno, sí, quiero muchas cosas, pero nada que él me pueda facilitar, así que…

Y esta es la respuesta:

 

 

 

 

 

 

 

 

No busquéis respuesta, que no la hay. No ha respondido. Directamente. Sigo teniendo acceso a su cuenta de Apple, puedo ver dónde se encuentra ahora mismo, sigo pudiendo ver sus contactos, calendarios, … y no ha respondido. ¿Cómo tengo que interpretar eso? Igual no ha leído el correo, pero si tiene un iPhone, ya me dirás tú para qué quiere un smartphone si ni siquiera mira los correos.

Así que así está la situación. A mí no me importa, ni me afecta, pero no deja de sorprenderme lo poco inteligente que son algunos. Y con lo poco que costaría liarla parda y borrarle todos los datos…

6 ideas sobre “Sobre la ética y gente poco inteligente (II)”

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: