La falta de cuidado o carencia de gusto

De piedra me he quedado al ver la foto del encuentro digital del periódico El Mundo y Albert Boadella. En la edición impresa de Andalucía, se podía ver esta foto:

Haced click para ampliar

Antes de nada, disculpad la calidad de la foto, pero la falta de luz no ayudaba. Si os fijáis en el ordenador (un HP por cierto), veréis que hay papel amarillo pegado con celo en el marco de la pantalla. Si ampliáis la foto, se puede leer:

CONTRASEÑA
CRC

Aunque lo del CRC no lo tengo muy claro, el mero hecho de que aparezca en una foto de un periódico, de tirada nacional (desconozco si salía la foto en todas las ediciones, pero imaginemos que sí) con un ordenador y la contraseña pegada con celo en el marco, me lleva a pensar dos cosas: que el que hizo la foto no tiene mucho gusto: mira que queda mal ese pegote amarillo; o que el que hizo la foto la hizo deprisa y corriendo. Me puedo imaginar la escena:

Periodista: Oye Albert, que he pensado que podríamos hacerte un par de fotos con el ordenador, por aquello de que es un encuentro digital y tal.

A. Boadella: ah, vale. Por mí no hay problema. Si queréis hacemos la típica de una ficha policial, por aquello de que tuve mis más y mis menos con los grises (ríe).

Periodista: (ríe). ¡Ah! Muy buena idea, sí.

Y dicho y hecho, aquí la tenemos. En la edición digital no aparece la misma foto, pero también se ve el ordenador con el pegote amarillo.

Uno también puede pensar que menudo patán el mostrar la contraseña, más teniendo en cuenta que está más o menos reciente la noticia sobre la complejidad/seguridad de las contraseñas de los usuarios, pero lo más probable es que ese ordenador fuera uno de pruebas que el centro de soporte de El Mundo les prestó y no el del redactor (aunque vete tú a saber).

Y ya, hablando del artículo, la edición digital incluye más preguntas y, de todas, me quedo con esta:

16. Si le nombrasen conseller de cultura de la Generalitat de Catalunya, que primera medida tomaría. Saludos
Si me nombraran conseller de Cultura de la Generalitat, es que alguien se habría vuelto loco o el presidente sería un kamikaze. Estamos hablando de ciencia ficción. Pero en el caso hipotético, mi primera medida sería presentar la dimisión en castellano.

¡Saludos!

A %d blogueros les gusta esto: