Blog personal de Diego de Haller
Blog personal de Diego de Haller

Empezar a correr

Esto es algo que nos pasa a todos, o a casi todos. En nuestra juventud, en mayor o menor medida, solíamos hacer deporte. Unos fútbol, otros baloncesto, u otros deportes. Esto nos permitía comernos un pollo entero para cenar, puesto que llegábamos a casa hambrientos después de tanto esfuerzo físico. Y no pasaba nada, ni engordábamos ni nada, dada la cantidad de calorías que gastábamos.
Pero, uno empieza a trabajar, y deja de tener tiempo, o ganas, o las dos cosas, pero no deja de tener ganas de comer. Así que echando mano de algo de matemáticas, si consumimos 3000 kcal, pero gastamos 1500 kcal, al final tendremos un superávit de kcal, algo que en tiempos de crisis económica vendría muy bien, si estuviéramos hablando de Euros, claro. Resultado: cogemos unos kilitos de más. Y no os engañéis, como os despistéis, no los perdéis de nuevo.
Así que después de unos años, y después de hacer más ricos a unos gimnasios que te ofrecían 2 años de suscripción por el precio de uno, decides que ya está bien, y vuelves a la base de todo. ¿Qué hay que hacer para adelgazar? Sudar y quemar más de lo que consumes. ¿Qué deporte básico te da eso? Correr, o footing que dirían algunos. Pero para eso tenemos que tener en cuenta algunos detalles.

Recordad que no tenéis 20 años ya

Vale, esto aplica a los que tenemos más de 30 años, pero aún pensamos “hey, ¡que estoy en forma!”. Y no, amigos míos, no os engañéis, no lo estáis. Si os ponéis a correr al lado de cuerpo humano de 20 años, os sacará los higadillos en menos de 500 metros. Así que no estáis en forma. Lo estuvisteis, vale, pero esto no es como montar en bici, no se olvida, pero para recuperarlo se necesita mucho entrenamiento. Y nunca volveréis a estar como antes, ya os lo digo.

Equipaos bien

Os dirán que no hace falta que os gastéis dinero para correr, que con unas zapatillas (que todos tenemos), una camiseta, un pantalón y unos calcetines, todo esto opcional, que hay gente para todo, os puede valer. Y os digo que no. Podéis correr en pelotas, por mí no hay problema (no sé qué dirá la autoridad a eso), pero necesitaréis unas zapatillas para correr. No vale decir que con las Converse All Stars os vale, o que con las Reebok Classic o similares podéis correr los 100 metros lisos como un rayo. Sí, correréis 100 metros, y os quedaréis sin rodillas después. Así que hacedme caso, unas zapatillas para correr, de las buenas, que son vuestras rodillas las que van a sufrir. Si no os fiáis del de Decathlon (yo no lo haría, te encuentras a gente de la sección de pesca vendiendo zapatillas), echad un ojo a esta web: Gadgets para Correr. En ella, alguien que tiene mucha experiencia corriendo (y no por cobarde), podéis encontrar zapatillas clasificadas por peso (vuestro, no de la zapatilla), para pronadores o supinadores, y un largo etcétera. Muy interesante y didáctico. Os recomiendo que miréis por categoría de pesos, teniendo en cuenta que cuánto más peséis, la zapatilla tendrá más amortiguación en el talón. No tengáis reparos en gastaros entre 80 y 100 Euros, es una buena inversión y con el tiempo lo agradeceréis (me dan ganas de poner la cuenta de PayPal para que me donéis algo por los sabios consejos que os doy). Mirad a Mauro sino, que anda con la rodilla fastidiada por no usar calzado adecuado. ¡A recuperarse pronto, Mauro!

Empezad poco a poco

Si algo he aprendido con esto de empezar a correr (y no llevo mucho), es que por el hecho de que lleguéis a casa sin poder respirar como si estuvieráis haciendo apnea (pero sin estar bajo el agua) no quiere decir que hayáis hecho mucho ejercicio y, encima, os hará mandar a paseo esto de correr. Cuando corráis, os interesa manteneros en lo que llaman la zona aeróbica, es decir, en torno a las 140 ó 150 pulsaciones por minuto. Si no tenéis pulsómetro (algo que podéis comprar más adelante), la referencia es que cuando corráis notéis que si bien estáis haciendo un esfuerzo, podéis seguir sin mayores problemas. Así que id poco a poco. Si queréis, podeis usar esta web de referencia, en el que os dan un plan para empezar. Sé de gente a la que le va muy bien.

Estirad los músculos antes y después

Muchos pensarán que el calentar y estirar los músculos antes de hacer ejercicio no tiene sentido, y tampoco lo tiene después. Pues no sabéis lo equivocados que estáis. Es muy importante, sobre todo si no se suele hacer deporte habitualmente, el estirar los músculos y calentar adecuadamente. No hace falta que os pongáis a hacer como Bruce Lee cuando calentaba, pero quedaos con eso: si él calentaba antes de hacer ejercicio (vale, soltar mamporros también es ejercicio), y estaba en forma, nosotros, que somos un cacho de carne con ojos al lado de él, tendremos que hacerlo con más razón. Estirad gemelos, cuádriceps y también el tronco. Recordad lo que hacíais en el colegio, que funciona.
Y luego, al terminar, si queréis evitar el andar como un palo durante dos días, estirad bien los gemelos y cuádriceps, con cuidado, pero estiradlos. Luego, si os ducháis después de correr (que espero que sí, seguro que vuestra familia lo agradece), al terminar la ducha, poneos agua fría en los gemelos, notaréis que lo agradecen.

Continuidad

Si salís un día a la semana a correr, no notaréis mucho, pero sobre todo, si sólo lo hacéis una vez, seguro que no notáis nada. Así que empezad con 3 ó 4 veces a la semana, días alternos (que tendréis agujetas al día siguiente), y poco a poco notaréis que vuestro cuerpo se recupera antes del esfuerzo. A partir de ahí, lo que os apetezca y notéis que podéis. Una motivación para continuar, es usar Run Keeper. Es una aplicación web (aunque tiene app para iPhone y Android), en el que podéis tener un diario de lo que corréis, con distancias, mapas (si lo usáis con iPhone/Android) y un largo etcétera. Es gratuito y os ayuda a ver la progresión y mejora que hacéis.

Y poco más, ahora sólo os queda empezar. Cualquier cosa que queráis añadir, ya sabéis, en los comentarios 🙂

¡Saludos!

6 ideas sobre “Empezar a correr”

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: