El show de la política en España

No suelo hablar de política en el blog, más que nada porque ni me gusta ni me atrae el tema, pero es que hay cosas que a uno ya le sacan de quicio, y ya estoy cansado.

No sé si os habéis fijado, o si notáis lo mismo, pero la política en España parece un show. Sin hablar de partidos, el que está en el gobierno hace lo imposible por quedarse, y el que está en la oposición lo imposible para llegar a la Moncloa. La táctica de la oposición es la de llevar la contraria al gobierno, sin importar lo que se decida. Ejemplos recientes:

  • Estatut de Cataluña: Gobierno dice SÍ; Oposición dice NO.
  • Ley del aborto: Gobierno dice SÍ; Oposición dice NO.
  • Prohibición de los toros en Cataluña: Gobierno no dice nada, pero ya se encarga la oposición de decir que lo ha permitido; Oposición, como es de esperar, dice NO.
  • Subida del IVA: Gobierno dice SÍ; Oposición dice NO.

Cabría pensar que la oposición, ante tal rechazo a todo lo que el gobierno hace, propondría otras soluciones y/o argumentaría el motivo de sus negativas. Pues no, no hace nada de eso. No proponen nada nuevo, se quejan de todo, y hasta olvidan que, en el caso de los toros, su propio partido fue el mismo que lo prohibió en Canarias hace 19 años (y nadie dijo nada, por cierto). Piden elecciones anticipadas, pero no hacen una moción de censura. Todo incoherencias.

Es por eso que, pensando que la oposición tiene cierto cerebro y que el gobierno también (aunque algunos duden de ambas afirmaciones), y que no creo que nos estén tomando por tontos, pienso que todo forma parte de un espectáculo. Me imagino a Zapatero y a Rajoy, quedando los fines de semana, comentando:

Zapatero: joder Rajoy, mira que te has puesto pesado esta semana con lo de «España se rompe» y el Estatut.

Rajoy: ya, es cierto, pero no me dirás que los que me escriben los discursos no tienen inventiva y conocimiento de la prosa castellana, ¿eh? ¡Qué hachazos te di en el debate sobre el estado de la Nación!

Zapatero: es verdad, pero yo tampoco me defendí mal. Que hasta hubo un momento que te quedaste callado.

Y, lo mejor, es que se tienen que estar partiendo de risa a nuestra costa. Mucho ahorrar, mucha historia, pero luego se gastan millones en chorradas o se dedican a robar de manera descarada. Pero aquí no pasa nada.
Que unos concejales en Canarias se dedican a pasar como gastos de partido las compras que hacen, las reformas en sus hogares, o incluso las vacaciones, no pasa nada.
Que la mayoría de los diputados hacen novillos y no van al congreso cuando se votan cosas importantes o durante el debate sobre el estado de la Nación, no pasa nada.
Que un presidente de una comunidad aprovecha su condición para obtener ingresos de manera ilícita, no pasa nada.
Que un director de una institución pública roba millones de Euros de las cuentas, no pasa nada.
Que los más ricachones del país tienen su dinero fuera de España y no tributan los intereses que perciben, no pasa nada.
Que instituciones privadas deben millones a la Seguridad Social, no pasa nada.
Que una persona no paga una multa de 72 Euros por aparcar en zona azul, ahí sí que pasa, puesto que le embargan la cantidad de su cuenta bancaria.

Y así podría seguir y seguir. Es indignante. El día en que esta clase política, ya sin clase ni nada, se dé cuenta de que  trabajan para nosotros, ese día será importante. Mientras tanto, a hacer como muchos otros han hecho y harán: ajo y agua.

A %d blogueros les gusta esto: