Skype para correo ordinario

Nr._7_Briefbehaelter_Presnt Leo en NY Times que la agencia de correos en Suiza, La Poste, va a sacar un servicio llamado Swiss Post Box, que ofrecerá, por una módica suscripción de 19,90 Francos Suizos al mes (unos 13,20 Euros al cambio), la posibilidad de que obtengamos una copia digital del correo físico que recibimos y, en base a eso, decidir si queremos o no recibirlo en casa.

A mí la idea no me parece nada mala, la verdad. Analicémosla un poco. Por un lado, tenemos las ventajas que como usuario recibimos: si estamos fuera de casa, podemos ver el correo que nos llega al “buzón”; evitamos que el buzón del portal se llene de cartas, dando a entender a los amigos de lo ajeno que no estamos; nos supone un ahorro de espacio en papeles enorme; y así hasta que queráis parar. Las desventajas, como usuarios, el coste quizás, que viendo lo que ofrecen por la suscripción básica, casi que es poco funcional.

¿Y qué pasa con las ventajas para La Poste? Pues también son unas cuantas. Veamos, lo primero, el dinero. Todos los meses ingresarán dinero. Vale que tendrán que hacer algo a cambio, pero al hacerlo, se pueden ahorrar el posterior reparto (con el coste que tiene en combustible, que por mucho que usen vehículos a gas, hay que pagarlo); ahorro de personal (ya me imagino una máquina que hace casi todo el proceso de manera automática); se reciclará más papel, aunque esto ya no sé para quién es ventaja…; y alguna más que se me escapa, seguro.

Resultado: un win/win para todos (o casi, que los que se queden sin trabajo por esto dudo que les haga gracia). Pero claro, a pesar de todo, tenemos el problema de la seguridad y privacidad. Dado que utilizan un servicio de Earth Class Mail, el proceso de digitalización es totalmente automático y el almacenamiento es encriptado. Esto me suena mucho al mito de que comprar por Internet no es seguro, y quien más lo dice es quien paga en un restaurante con tarjeta de crédito y se queda tan tranquilo mientras espera que le traigan la tarjeta de vuelta…

De momento está disponible para direcciones en Suiza y Alemania, pero en breve lo estará en Italia, Francia y Austria, y preveen expandirlo a más países, incluído España. Imaginad lo bien que quedaría decir que vives en Francia o en Austria, en barrios buenos…

Resumiendo, un servicio que a priori promete mucho y que, salvo el pero con el precio, puede que con el tiempo salga adelante de manera masiva. ¿Qué opináis?

A %d blogueros les gusta esto: