Historia de Rick y Dick

Me llega este video por email, que cuenta la historia de un padre y un hijo, a priori, nada sorprendente. La cosa se pone interesante cuando lees que es la historia de un padre de 66 años y su hijo de 44 con parálisis cerebral que participan en carreras de todo tipo, hasta la Iron Man en Austrialia.

No creo que haga falta decir que con el nombre de la carrera ya hemos dicho bastante, y para resumir diré que es dura, muy dura, y que pocos consiguen acabarla. Quien lo hace, tarda unas 8 horas. Ahí es nada. Padre e hijo, de nombre Dick y Rick, acabaron en 17 horas. Algunos pensarán: buah, más del doble, qué hay de mérito en eso… El mérito está en que el padre lleva, literalmente, a su hijo a todas las carreras. Si es de correr, Dick empuja la silla de ruedas de su hijo. Si tiene que ir en bici, lleva una bici especial para poder ir juntos. Si tiene que nadar, le arrastra en una barca.

Yo he visto el vídeo y, sinceramente, se me han saltado las lágrimas de la emoción.

El vídeo es viejo, de hace más de un año, pero no recuerdo haberlo visto en ninguna parte. Y, siendo honestos, creo que este padre se lo merece. Muchos dirán que quizás está llevando al extremo a su hijo, pero que piensen lo siguiente: todo el mundo le decía que dejara a su hijo en una residencia, que era un vegetal, y si no llega a ser por el empeño de este padre, su hijo no hubiera acabado el colegio ni ido a la universidad ni se hubiera podido comunicar como ahora lo hace, ayudado por un ordenador.

En una palabra: admirable.

Si queréis más información, como siempre, la Wikipedia tiene.

2 ideas sobre “Historia de Rick y Dick”

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: