Blog personal de Diego de Haller
Blog personal de Diego de Haller

Vacaciones IV

Seguimos con este coleccionable -jaja de mis vacaciones, aunque en desorden, eso sí.

La parte que voy a contar ahora es la primera, la de Washingto DC y alrededores. Sobre los aeropuertos, sobre todo el de París (fuimos al Charles de Gaule), decir que me parece increíble que para hacer escala te hagan salir de la terminal y volver a entrar, teniendo que pasas de nuevo los controles de seguridad. Había una cola increíble, y menos mal que llegamos con tiempo, que si no seguro que perdemos el vuelo. Como siempre ocurre en las colas de espera, podemos identificar de manera rápido a los españoles: son los que se quieren colar saltándose los cordeles de las líneas. Otro rasgo identificador del españolito viajero, es que mete unas voces que le oyes en todo el aeropuerto. Léase esto en tono jocoso, aunque hay a algún españolito que le daba yo un buen capón… Al final, con todo, llegamos el domingo a las 20:00 hora local (en Península son 6 horas más), después de haber salido a las 12 de la mañana de Madrid. Total en horas: 14.

Sobre el famoso jet lag (sólo los primeros síntomas), siempre he estado bien cuando voy hacia allí. Lo malo ocurre cuando se vuelve, pero eso lo contaré en otra entrada.

Lo primero que hicimos al llegar fue ir a comprar algunos víveres básicos: leche, cereales, galletas y creo que ya. Lo que más te llama la atención y que siempre me ha fascinado, es la simpatía de los cajeros y cajeras de los supermercados. Son todos majísimos. No como los de Carrefour y similares, que a veces parecen robots, y encima algunos son muy bordes.

Lo que hicimos al día siguiente fue ir a dar una vuelta por las zonas que recordaba, para ver cómo habían cambiado desde la última vez que fui (hará unos doce años). Muchas cosas nuevas, centros comerciales, sitios que desaparecen y demás. Pero lo que peor llevo es la humedad que hay en Washington DC y alrededores, es horrible. En seguida te pones a sudar y no paras.

Esa semana, hasta el sábado que nos fuimos Chicago, la dedicamos a patearnos la zona del Smithsonian, para ver los museos, monumentos y demás objectos arquitectónicos. Las fotos las tengo que ir subiendo, así que agregaré el set a este post para que las podáis ver, aunque también estarán directamente en Flickr. Lo más chocante fue ver como la gente se machaca a correr a las 12 de la mañana, cuando pega un sol de justicia y hace mucho calor. Luego dicen que les dan jamacucos. No me extraña que en los centros comerciales y lugares públicos tengan desfibriladores. Cuando la gente que ha estado corriendo al sol y está acalorada entra en los centros comerciales, seguro que se pelan de frío, porque el aire acondicionado lo tienen a toda pastilla (y luego hablan del gasto energético) y claro, cambio brusco de temperatura, ya se sabe.

En fin, la verdad es que de Washington DC y alrededores, poco más que contar. Mucho ojo con una cosa que acabo de caer. Muchos sabréis que en EE.UU. existen dos estados con el nombre de Washington. Uno, es en el que he estado, Washington DC(DC es District of Columbia) y luego otro es Washington (a secas), que está en Seattle, en la otra punta del país. Os lo comento también porque me he encontrado con mucha gente que los confunde, y como veréis no son lo mismo ni están ni siquiera cerca.

¡Saludos!

[tags]vacaciones, EEUU, USA, Washington DC, Virginia, Maryland[/tags]

Una idea sobre “Vacaciones IV”

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: