Lisboa

O más bien debería llamarse esta entrada «Cómo hacer un 1500 Km en 32 horas». Pero en fin, el caso es que he de decir que me lo pasé genial y que a veces los mejores viajes son aquellos que no se planean ni nada. Todo empieza en sábado, después de la resaca del periplo para sacarse el pasaporte. Amanecimos a las 12 de la mañana, después de haber dormido unas doce horas (y eso que dicen que el sueño no se recupera). Preparamos desayuno y hale, a disfrutar de la mañana tranquilamente, viendo un documental sobre puentes (aunque la cosa empezó con Decogarden, un Bricomanía light). Pero haciendo zapping, llegamos a un documental sobre la construcción de Puentes. En ese momento, no sé qué luz se encendió en la cabecita de mi novia, que me dice:

¿Y si nos vamos a Lisboa? Así vemos el Puente de Vasco da Gama, el que hicieron para la Expo

Yo me quedé 😮 y de hecho al principio pensaba que me estaba tomando el pelo. Pero no, me lo decía en serio. Eran casi la una del mediodía y nos estábamos planteando, cada vez de manera más seria, el ir a Lisboa. Total, que empezamos a organizarlo: llamada a familiares que conocía algo de Lisboa, organizar la casita para el pollo y preparar algo de ropa. Al final yo acabé marchando a mi casa, para coger algunas cosas. Con todo, salimos a las 15:00 de Madrid. Viaje muy tranquilo, nada de tráfico y llegamos a Lisboa a las 19.00 (hora local, una menos que en Madrid). Hechos reseñables del viaje: nos saltamos un peaje, pero con dos narices. Y alegaré ignorancia, que yo no soy muy dado a irme sin pagar de los sitios, no os vayáis a pensar. Todo fue en la entrada a Lisboa, por el puente viejo (que es clavado al de San Francisco, pero en pequeño). Pedazo peaje a la entra del puente. Al estar en el carril incorrecto, pasamos por el Via T (ese que se paga con un aparatejo). Menos mal que no tenía barrera, que si no, la que líamos. No creo que llegue la multa, aunque quien sabe, si tienen acuerdo con España sobre esto. Otra cosa curiosa (u obvia, según se mire), es que al tener la pinta de guiri que tengo, me pidieron dinero tres veces, ofrecieron costo y maría otras tantas (no sé, pero creo que si no fueron 5 ó 6 veces no fueron ninguna). Lo de que me pidan pasta, lo entiendo. Pero que me ofrezcan drogas blandas, joder, como que no me parece ni medio normal. En Madrid eso nunca me pasa, -jaja. Y la verdad, lo prefiero así ;-). Lo demás, todo genial. No detallaré todo, pero estuvimos en Estoril, Cascais, Sintra, … Y todo precioso. Las playas, aunque no nos bañamos ya que el tiempo no acompañó el domingo, geniales. Y los pueblecitos, con sus restaurantes al lado de la playa, una maravilla. Si vas por Cascais y Sintra, os recomiendo que vayáis a comer a un restaurante que se llama O Faroleiro. Precio contenido (aunque tampoco barato) pero el arroz con marisco y langosta, ¡¡qué bueno que estaba!! La vuelta fue algo más larga. Salimos de Lisboa a eso de las 15:30, por el Puente de Vasco da Gama, que irnos sin verlo y siendo el principal motivo del viaje tenía su delito, jeje. Y llegada a Madrid a las 23:30, hora local, con su correspondiente atasco-retención desde Casar de Cáceres, famoso por sus tortas de queso (ahora me arrepiento de no haber parado para pillar una). Es lo que tiene aprovechar al máximo el finde. Si tenéis oportunidad de ir a Lisboa, os lo recomiendo. Es una ciudad muy bonita y agradable. Hay algunas fotos en Flickr, disculpad la baja calidad de alguna de ellas, pero las hicimos un poco a lo loco y me apetecía subir todas, que para eso tengo una cuenta Pro en Flickr, ¿no? ¡Saludos! [tags]viaje, Lisboa, Cascais, Sintra, Estoril, playa, comida, restaurante, arroz[/tags]

4 ideas sobre “Lisboa”

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: